Taller de ser


Yoga terapéutico y expresión corporal

El yoga es una disciplina que actúa a nivel físico, electromagnético y en la conciencia corporal, entrelazando con maestría ancestral distintas técnicas de respiración, relajación, estiramientos y reeducación postural.

El yoga tiene merecida la fama de ser la panacea “de todos los males”. Nos enseña a respirar de forma abdominal (ombligo) para calmarnos, saliendo de la alterada respiración emocional con el pecho. Aprendemos a soltar la cintura cuando nos aprieta las prisas y a llenarnos de aire cuando nos ahogan los problemas. Nos alivia el peso que llevamos sobre nuestros hombros y nos enseña a eliminar las tensiones y dolores de espalda. El yoga no nos da nada, solo nos quita los estorbos… dejando espacio para crear nuevos hábitos y comportamientos para poder disfrutar.

“Haz bien a tu cuerpo, para que el alma quiera habitar en el.” - Teresa de Ávila

El yoga en Taller de ser se compone de una rica y sorprendente mezcla entre Hatha–yoga, Kundalini–yoga, Naad–yoga, Luna–yoga, yoga de risa, expresión corporal y euritmia antroposófica. Tenemos la posibilidad de acompañar las clases con música en vivo y cantos de mantras.

Adaptamos las clases según la temática de grupo:

  • Para niños
  • Para diversos enfermedades y problemas emocionales
  • Para tercera edad
  • Para parejas
  • Para principiantes
  • Para muje

Duración de las clases: 90 minutos
Espacio: sala amplia o al aire libre
Material didáctico: esterillas, música

Meditación guiada

Hay técnicas de meditación que se aplican para distintos fines. En “taller de ser”, las utilizamos para mejorar la concentración, desarrollar nuestro observador interno, distanciarnos de emociones que nos atormentan y preparar nuestro subconsciente para escuchar nuestra conciencia divina.

“Soy amor, amante y amado”

El subconsciente se puede comparar con una cinta de grabación de sonido y película. Todas las experiencias del pasado quedan allí grabadas. El subconsciente se empeña en rebobinar y visualizar la misma película, una y otra vez, en el presente y en el futuro.

Con visualizaciones y afirmaciones en la meditación, podemos recrear y añadir grabaciones a la película, de tal modo que nos aportan nuevos comportamientos a nuestras metas y proyectos.

La nueva programación de las imágenes en nuestro interior, con un papel fundamental en nuestra vida y en nuestro destino, crecen poco a poco, con paciencia, perseverancia y constancia.

La conciencia divina es nuestra sabiduría interior, intuición, fuerza sanadora o ángel de la guarda, como lo llaman algunos. Con la practica de la meditación, entramos en calma, paz y sobre todo en silencio. Nuestra radio mental y emocional se apaga o se aleja lo suficiente como para poder escuchar a nuestro sabio interior, dándonos consejo y compañía.